18 octubre 2012

Avances en la cirugía contra el cáncer de mama

El servicio de Ginecología, con la colaboración de Medicina Nuclear y Anatomía Patológica,  ha impulsado la aplicación de una nueva técnica en la cirugía contra el cáncer de mama que reduce los efectos secundarios derivados del tratamiento de la enfermedad y mejora la calidad de vida de los pacientes tras la extirpación del tumor.


Su particularidad reside en estudiar, al tiempo que se está operando al paciente, el denominado ganglio centinela, para detectar si está afectado por un tumor, en cuyo caso también los demás ganglios de la axila estarían afectados por células cancerígenas.  La ventaja de esta técnica es que, si no se detecta el tumor, puede evitarse la extracción preventiva de los otros ganglios o linfadenectomía, que tiene como efecto secundario posible el linfedema o hinchazón del brazo.




[caption id="attachment_194" align="aligncenter" width="584"] De izq. a dcha., los jefes del servicio de Toco- Ginecología, Segundo de Andrés; Medicina Nuclear, Ceferino Gutiérrez; y Anatomía Patológica, Iosu Antón.[/caption]

La técnica se prescribe solo en aquellos casos en los que el tumor es inferior a cinco centímetros y no presenta afectación axilar. Hasta la fecha, en el 70% de los casos se ha conseguido evitar la linfadenectomía.