04 agosto 2014

Jacinto Fernández Sanromán: "El diagnóstico 3D facilita la realización de implantes a medida del paciente"

Entrevista a Jacinto Fernández Sanromán, jefe del servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial del Hospital Povisa

  • ¿Cómo han evolucionado las técnicas de implantología dental en los últimos años?
Los implantes dentales han mejorado en su diseño de forma continuada desde que se incorporaron a la práctica clínica hace más de 30 años. Sobre todo en el diseño de su superficie y de las conexiones a la prótesis. Esto ha permitido mejores tasas de éxito y menos complicaciones. En los últimos años la principal técnica que ha aparecido es el estudio del hueso del paciente mediante imágenes tomográficas 3-D, lo que permite junto con el uso de programas de software, cada vez más sofisticados, el realizar una planificación preoperatoria de cada caso.
Esto nos permite colocar los implantes en las zonas más adecuadas y realizar prótesis dentarias que pueden colocarse el mismo día de la cirugía (carga inmediata). Su principal ventaja es el menor tiempo de espera para el paciente, el mayor confort y la reducción del número de consultas necesarias.

Son unos implantes mucho más largos de los convencionales que se anclan en el hueso cigomático (en el pómulo) y no en el maxilar superior. Están indicados en el caso de pacientes con pérdida muy severa del hueso maxilar (habitualmente pacientes con prótesis dentarias removibles de mucho tiempo que han ido perdiendo el volumen óseo progresivamente). En estos casos la colocación de implantes convencionales es imposible. Hasta hace unos años sólo se podían realizar injertos de hueso (del cráneo o la cresta iliaca) para recuperar el hueso perdido, esperar unos meses y colocar implantes convencionales. En este momento, en casos seleccionados, podemos optar por colocar implantes cigomáticos y la prótesis en el mismo momento. Esto ahorra casi un año de tiempo al paciente y evita una intervención quirúrgica.

  • ¿Cuándo decidieron incorporar esta técnica en Povisa y cuál ha sido el resultado?
Si bien los implantes cigomáticos llevan más de 10 años de uso clínico, ha sido hace unos 3-4 años cuando comenzaron a publicarse resultados a medio plazo de su uso, que prueban su seguridad. Las tasas de éxito son superiores a las de los implantes convencionales y las complicaciones bajas. Por eso nos decidimos a comenzar a emplearlos. Nuestros resultados, hasta el momento, coinciden con los de otros compañeros.

  • ¿Cuál es la duración de este tipo de intervenciones?
Es una intervención que debe realizarse en un quirófano en medio hospitalario para garantizar la seguridad del paciente. Hay algunos profesionales que están colocándolos en los sillones dentales, sin embargo pensamos que esto no debería ser así. Nosotros realizamos la intervención con anestesia general o sedación de forma ambulatoria, el paciente vuelve a su domicilio el mismo día, y la cirugía dura entre 1 y 2 horas dependiendo de si colocamos 2 o 4 implantes cigomáticos.

  • ¿Qué ventajas suponen con respecto a los implantes convencionales?
Tienen sus indicaciones específicas. Casos de atrofia ósea muy severa de los maxilares, cuando no realizamos injertos. Hay que estudiar cada paciente de forma individual y en función de los hallazgos ofercerle las diferentes alternativas posibles.

  • ¿Cómo han influido las nuevas tecnologías en la colocación de implantes dentales?
Como comentaba antes, el diagnóstico 3D, la planificación por ordenador de la colocación de los implantes (con cirugía guiada en ocasiones) y la posibilidad de tener preparadas las prótesis antes de la cirugía son las principales novedades que han revolucionado la implantología.

  • Un ejemplo de los cambios que se están produciendo en este ámbito es el uso de las impresoras 3D, ¿se han incorporado este tipo de dispositivos en la implantología dental?
Sí claro. Con las imágenes radiológicas 3D que obtenemos del paciente, podemos obtener reproducciones en plástico del esqueleto craneofacial, férulas que nos indican exactamente la posición de los implantes, lo que facilita intervenciones menos invasivas, e incluso la realización de prótesis dentarias a medida del paciente y la cirugía.