07 marzo 2016

“Un proyecto que pretenda una implantación global y resultados de mejora de la calidad para los pacientes, debe tener siempre carácter interdisciplinar”

Povisa inauguraba 2016 con dos reconocimientos clave en materia de calidad asistencial. Por un lado, El Premio a la Excelencia de Calidad en Hospitales de la Fundación Avedis Donabedian. Por otro, el Premio a la Innovación Sanitaria 2015 de Fundación Ad Qualitatem por el proyecto enfocado en la prevención de la morbimortalidad hospitalaria por parada cardiorrespiratoria. Dos premios que han venido a avalar la innovación y compromiso del centro con los nuevos proyectos puestos en marcha en los últimos meses. María Antonia Muñoz, directora de Enfermería de Hospital Povisa, nos cuenta qué supone para el equipo este reconocimiento y cuáles son los siguientes retos.

Equipo implicado en el proyecto reconocido por Fundación Ad Qualitatem
En dos semanas, dos premios que reconocen la labor en calidad asistencial ¿Cómo valora los últimos proyectos en esta materia?
Son dos premios muy distintos, pero complementarios, que vienen a ratificar que el Hospital Povisa es líder en gestión del conocimiento y en  innovación.
Haber conseguido estos dos premios es algo realmente extraordinario. Si ello, además, se produce casi al mismo tiempo, es porque los méritos que los han hecho posible han tenido un alcance que va más allá del premio ocasional a una iniciativa puntual. El Premio a la Excelencia de Calidad en Hospitales reconoce los esfuerzos, la trayectoria y, sobre todo, los resultados obtenidos por el hospital en numerosos proyectos. Premia  la implantación integral de una política de calidad y sus resultados sobre los pacientes y sobre el conjunto de la organización. Es un premio que tiene un carácter global, y el más difícil de conseguir para un hospital.
Se han reconocido mejoras como la creación de una unidad de ictus, las prácticas de seguridad en procedimientos quirúrgicos o los protocolos para personas mayores. ¿Cómo comenzó a darse forma a este proyecto integral?
Desde el año 2009, año en el que la FADA-Joint Commission International realiza una primera evaluación estratégica en nuestro hospital, se implanta una metodología de trabajo muy centrada en el trabajo en equipo. Ello impulsó la creación de numerosos equipos de mejora constituidos por profesionales de todos los ámbitos del hospital: médicos, enfermeras, informática, mantenimiento, servicios generales, etc., que se pusieron a trabajar para crear un proyecto de mejora integral que culminó con la obtención de la acreditación JCI-FADA en el año 2013.
María Antonia Muñoz, directora de Enfermería de Hospital Povisa
¿Cómo se ha llevado a cabo la labor de coordinación entre Medicina Interna, Anestesia, Cardiología, Oncología Médica, Enfermería, Informática y Unidad de Calidad?
Este proyecto integral, sostenido por la participación de los equipos de profesionales, es un proyecto de mejora continua expresado en nuestro Plan de Calidad y Seguridad del Paciente. Así comenzamos y, a día de hoy, es nuestra sistemática de trabajo habitual.
Un proyecto que pretenda una implantación global y unos resultados de mejora de la calidad para todos los pacientes, debe tener siempre un carácter interdisciplinar. En el caso del proyecto premiado por Ad Qualitatem, desde la coordinación de Calidad se invitó a todos estos Servicios a formar un equipo de mejora para, entre todos, aportar iniciativas, conocimientos y experiencia, para lograr articular una solución asistencial que mejorara notablemente la detección precoz del riesgo de parada cardiorrespiratoria y los tiempos de resolución de la misma.
A lo largo de casi dos años, el equipo estuvo trabajando de manera coordinada, combinando esta labor con su labor asistencial. Esto sólo se puede conseguir con una gran dosis de entusiasmo y compromiso.
¿Cuáles son los siguientes retos en calidad asistencial?
El primer reto que plantea la calidad asistencial es evaluar los resultados de los proyectos, para garantizar su sostenibilidad y su mejora continua. La calidad se fundamenta en evaluar, en medir los procesos para detectar en qué podemos mejorar. Ese es el gran reto, debemos pensar que la calidad es fundamentalmente tomar conciencia de que todo es susceptible de mejorar.
¿Qué comentarios ha recibido de los pacientes en relación con estas innovaciones?
Los pacientes son nuestros mejores aliados, tanto si manifiestan su satisfacción con la asistencia que reciben o los medios y la tecnología que ponemos a su disposición, o cuando, por el contrario, realizan una reclamación. En el primer caso, porque ponen de manifiesto que nuestros esfuerzos se traducen en mejoras que aprecian y les benefician, y en el caso de manifestar una queja o disconformidad, nos dan una oportunidad para mejorar. Le puedo asegurar que a diario recibimos comentarios y felicitaciones de nuestros pacientes por las innovaciones que van observando a lo largo de su asistencia.