28 julio 2016

5 datos fundamentales sobre la hepatitis



Este año, la Organización Mundial de la Salud ha puesto en marcha la primera estrategia global del sector sanitario para poner fin a la hepatitis viral, considerada por el organismo internacional como una amenaza para la salud pública a la que es posible poner fin. En concreto, la OMS se ha puesto como plazo final para acabar con la hepatitis el año 2030, ya que se trata de una enfermedad “totalmente prevenible y curable”. En concreto, el objetivo es reducir el 90% de las infecciones y el número de muertes asociadas a esta enfermedad en un 65%. Para hacerlo posible se ha puesto en marcha la campaña Know Hepatitis. Act now


Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Hepatitis, hacemos un repaso por cinco aspectos fundamentales que debemos conocer sobre esta enfermedad.

1.-  Qué es la hepatitis

Se trata de la infección e inflamación del hígado, provocada por diversas causas, desde origen vírico –la causa más común- hasta el exceso en el consumo de alcohol o el efecto secundario de algunos fármacos.

2.- Cuántos tipos de hepatitis hay

Hay 5 principales virus que provocan la infección aguda y/o crónica y la inflamación del hígado: A, B, C, D y E.

La hepatitis A y E son causadas por intoxicación a través de alimentos o aguas contaminadas, infecciones que en la mayoría de las situaciones son casos leves, cuya recuperación es total, (pudiendo permanecer inmune a nuevas infecciones). Para ambos casos ya se han desarrollado, además, vacunas efectivas para su prevención.

En el caso de los tipos B y C, se transmite a través del contacto con sangre infectada, convirtiéndose en muchos casos en una enfermedad crónica para millones de personas a nivel mundial, desarrollando cirrosis hepática o cáncer. Se estima que el 57% de los casos de cirrosis hepática y el 78% de los casos de cáncer de hígado son resultado de infección por hepatitis B o C. Mientras que para la hepatitis B sí se cuenta con vacunas preventivas, aún no se han desarrollado para el tipo C, aunque ambas infecciones pueden tratarse, pudiendo prevenir el desarrollo de complicaciones potencialmente mortales de la cirrosis o el cáncer de hígado.

Finalmente, la hepatitis D se desarrolla en personas con hepatitis B, resultando una doble infección.


3.- Cómo se transmite

Puede haber varias causas de transmisión: por recepción de sangre o productos sanguíneos contaminados (como agujas o jeringuillas –también en personas que se inyectan drogas), a través de procedimientos médicos invasivos con equipo contaminado, a través de relaciones sexuales sin protección, o por transmisión de la madre al hijo en el momento del nacimiento … La OMS señala la hepatitis como una epidemia global a la que cualquier persona está expuesta, por lo que es importante conocer cómo prevenir esta infección y realizar pruebas en caso de dudas.


4.- Cuáles son sus síntomas

La infección puede producirse sin desarrollar síntoma alguno, lo que dificulta su diagnóstico. Sin embargo, lo más comunes son la ictericia (coloración amarillenta de la piel por exceso de bilirrubina), la orina oscura, y otros síntomas como fatiga extrema, náuseas, vómitos y dolor abdominal.

5.- Algunas cifras importantes

La OMS estima que más de 400 millones de personas en el mundo están afectadas por la hepatitis,  y anualmente entre 6 y 10 millones de personas son infectadas, de los cuales un 95% de los casos desconocen que tienen dicha enfermedad.

Asimismo, la OMS alerta de que 1.4 millones de personas mueren al año por esta enfermedad. Sin embargo, el 90% de la población infectada por Hepatitis C puede curarse en un periodo de entre 3 y 6 meses.