17 agosto 2016

Juegos Olímpicos Río 2016: Salud y deporte a partes iguales


Con motivo de los Juegos Olímpicos Río 2016, nos surgen varias preguntas sobre la relación del deporte de élite y la salud. Hablamos con Miguel Ángel López, jefe del servicio de Rehabilitación de Povisa y experto en Rehabilitación Deportiva, sobre la salud de los deportistas, sobre lesiones, y consejos para practicar deporte de la manera más saludable.

¿Es el deporte de élite realmente bueno para la salud?

Evidentemente, no. Llevar a un organismo al límite no es lo más saludable. Cuando los médicos recomendamos la práctica de ejercicio como una alternativa de salud solemos establecer unos límites que el paciente debe conocer y que los deportistas de élite suelen sobrepasar. Si hablamos de un ejercicio cardiovascular como correr o andar en bici, no es necesario sobrepasar el 80% de nuestra frecuencia cardiaca máxima para obtener beneficios saludables para nuestro cuerpo. En el deporte de élite el objetivo es el de tratar de obtener mejores marcas que el adversario. Eso lleva al atleta muchas veces a explorar los límites humanos y como consecuencia se pueden desencadenar lesiones al vencer la resistencia fisiológica de los tejidos o sobrepasar los umbrales cardiovasculares. Si además sumamos la necesidad de tomar sustancias en algunos deportes para aumentar el rendimiento (legales y por desgracia a veces ilegales) y el estrés o la ansiedad asociada a la competición de alto nivel pienso que no podemos entender como saludable al deporte de élite.

Con el desarrollo de JJOO, nos preguntamos: ¿qué precauciones deben tener los deportistas de élite respecto a su salud en competiciones de tanta exigencia?

En el momento de iniciar una competición de estas características no hay grandes recomendaciones que podamos realizar a los atletas para prevenir lesiones. Es un momento por el que llevan preparándose mucho tiempo y donde deben exigir a su cuerpo sus máximas prestaciones. Dentro de sus programas de entrenamiento ya han incluido aspectos para prevenir lesiones.  En los juegos de Brasil es importante la aclimatación al medio, sobre todo si es diferente a donde suelen entrenar o competir, una buena hidratación, un buen descanso y dietas adecuadas. Al ser Brasil una zona endémica para la propagación de diversas enfermedades infecciosas (como el Zika) deben tomar las medidas apropiadas para no ser infectados. Los médicos, fisioterapeutas, preparadores físicos, psicólogos,… ayudan tratando y asesorando a todos los deportistas en todos estos aspectos.

¿Qué factores provocan el alto índice de lesiones en los deportistas?

Cada deporte tiene sus factores de riesgo y es difícil generalizar. Todos entendemos que los riesgos en el alpinismo o en el buceo en apnea son diferentes al golf o al salto de longitud. Si nos referimos por ejemplo al deporte más popular en nuestro entorno, el fútbol, en los años 80 empezaron a introducirse medidas en el ámbito profesional con la intención de investigar si las mismas  serían capaces de reducir el número de lesiones. Y fueron la base de la forma de entrenar actual. Se empezaron a programar los entrenamientos regulares, se incorporaron las espinilleras, se trataron de mejorar los terrenos de juego, se incorpora la figura del fisioterapeuta y el médico deportivo, los preparadores físicos,… Con ello las lesiones en el fútbol se redujeron de manera extraordinaria. Desde entonces muchos factores se han relacionado con la aparición de lesiones. Algunos no modificables como la edad, el tipo de fibra muscular de una persona, sus características antropométricas, el haber tenido lesiones previas…; y otros modificables, sobre los que podemos intervenir: la debilidad de los músculos y sus desequilibrios, la falta de flexibilidad, el estrés del deportista, la intensidad de entrenamiento, las características del terreno del entrenamiento, etc.

¿Cuáles son las lesiones más comunes en el deporte de competición?

Depende del deporte pero en general las lesiones musculares, las lesiones tendinosas y las lesiones ligamentosas.

¿Qué trabajo deben realizar los deportistas para evitarlas?

Básicamente deben de tratar de corregir esos factores de riesgo de los que hablábamos. Hoy día el deporte es cada vez más profesional y las pretemporadas están diseñadas no sólo para poner en forma a los deportistas sino para corregir aquellas circunstancias que pueden llevar a un deportista a lesionarse. El éxito de un equipo médico hoy día radica en que no se desarrollen lesiones durante la temporada. Cuando hay muchas lesiones en una temporada las miradas siempre irán dirigidas al staff médico. La coordinación de médicos, fisioterapeutas y preparadores físicos es imprescindible para alcanzar esta meta.

¿Su recuperación es siempre más rápida?

La recuperación fisiológica de las lesiones es igual en todas las personas. Lo que ocurre es que el deportista profesional tiene a su disposición medios de difícil acceso al no profesional. Un músculo cuando se rompe, por ejemplo, necesita unas 3 semanas para alcanzar una cicatriz firme. En todo el mundo. Un fisioterapeuta puede intervenir estas lesiones a partir de la 2ª semana. No va a conseguir que se forme una cicatriz firme antes de tiempo pero sí reduce el edema, los espasmos musculares asociados, empieza a tonificar fibras musculares para evitar que el músculo se atrofie demasiado, va recuperando la flexibilidad,... De esta manera a partir de las 3 semanas el deportista estará ya preparado para retomar la actividad deportiva con el preparador físico. El que no tiene acceso a un fisioterapeuta o preparador físico tendrá su cicatriz firme a las 3 semanas y poco a poco irá recuperando la fuerza muscular, la flexibilidad y el trofismo muscular basándose en sus sensaciones y con todas las precauciones del mundo. En estos casos, lógicamente los plazos son más largos.

En el lado extremo al deporte de élite está el sedentarismo. El último estudio del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte refleja que el 73% de los españoles están por debajo del umbral de actividad física recomendable para su salud. ¿Cuáles son los principales problemas que puede sufrir una persona sedentaria?

Hoy día existe certeza de que el sedentarismo es absolutamente nocivo para la salud. Una persona sedentaria tiene más riesgo de tener hipertensión arterial, diabetes, colesterol, obesidad,…Todo ello predispone a la aparición de enfermedades cardiovasculares, que son la mayor causa de mortalidad en España. El ejercicio físico protege frente a algunos cánceres malignos como el de colon, el de mayor incidencia en España. Dolores de espalda, estrés, depresión,  sueño poco reparador, patologías como la fibromialgia o síndromes miofasciales,…  son más prevalentes en personas sedentarias.

¿Qué consejos debemos seguir para practicar deporte de manera saludable?

Cuando uno busca incorporar el ejercicio como una solución terapéutica debe asesorarse por profesionales de la salud. Vivimos en unos tiempos donde a la gente se le ha dado por correr maratones sin una preparación y un asesoramiento previo. Hay 120 muertes súbitas anuales practicando deporte, según la Sociedad Española de Cardiología. Muchas se deben a cardiopatías ocultas que se manifiestan cuando uno practica deporte intenso sin la preparación adecuada. Debemos tener en consideración qué beneficios buscamos para decidir qué deporte es el más adecuado para nosotros. Y es importante saber cuánto deben durar los entrenamientos, cuántos días a la semana y a qué intensidad. Si uno busca bajar peso y controlar el colesterol y la tensión arterial, que están en el límite,  el ejercicio más adecuado es el aeróbico. Se le puede recomendar correr (running), elíptica o bicicleta, por ejemplo. Si tu problema es un dolor de espalda otras modalidades como pilates pueden ser más adecuadas. Si eres obeso y llevas tratándote años por colesterol, diabetes e hipertensión y llevas años sin hacer deporte, lo razonable será realizar una prueba de esfuerzo cardiológica que nos determine la seguridad para hacer deporte aeróbico y también para establecer la intensidad del ejercicio. Nosotros animamos a nuestros pacientes a que monitoricen su frecuencia cardíaca durante el entrenamiento para saber la intensidad adecuada de ejercicio. Hoy día disponemos de pulsómetros a módico precio que nos dan toda esta información además de notificarnos las calorías consumidas, que siempre anima a los nuevos deportistas.

¿El haber realizado ejercicio físico durante muchos años supone un factor protector de la salud respecto a los que nunca lo han hecho?

Lamento comunicarle que no. Los efectos nocivos del sedentarismo necesitan poco tiempo para empezar a actuar. Uno empieza a ser sedentario, con todas sus consecuencias, a las pocas semanas de abandonar el deporte.