Doctor, ¿es gripe o resfriado?



Con la llegada del invierno y la bajada de temperaturas aumentan las probabilidades de sufrir un resfriado o una gripe. Ángel Martín, jefe del servicio de Urgencias de Povisa, nos ayuda a diferenciar ambas afecciones, señalando cómo prevenirlas y cuál debe ser el tratamiento correcto en cada uno de los casos. Además, abordamos los casos en los que la vacunación antigripal es recomendable.


¿Cómo podemos prevenir el resfriado y la gripe?

En primer lugar y en los casos en los que se encuentra indicado, como veremos posteriormente, la medida fundamental es la administración de la vacunación antigripal. 

Existen otras medidas también importantes, como son: 
  • Lavarse las manos de forma frecuente con agua y jabón o bien productos desinfectantes.
  • Al toser o estornudar, procurar taparse la boca con un pañuelo de papel y posteriormente tirar el pañuelo a la basura. 
  • Evitar tocarse la boca, la nariz o los ojos con las manos. 

¿Qué diferencias hay entre ambas afecciones?

Ambas enfermedades están producidas por virus, se retransmiten de una forma similar y son muy comunes.

Los  resfriados se deben a diversos virus, fundamentalmente rinovirus, aunque los adenovirus o el virus sincitial también pueden producirlo. La sintomatología suele ser más leve, con un inicio más insidioso con dolor de garganta al tragar, descarga nasal y estornudos. Habitualmente cursan sin fiebre o con escasa febrícula.

La gripe está producida por el virus de la Influenza, su inicio suele ser brusco, con fiebre elevada, dolores musculares intensos, cefalea y quebrantamiento general. No suele existir descarga nasal.


¿Qué tratamiento se debe seguir en cada uno de los casos?

El tratamiento en ambos casos debe ser sintomático, con antitérmicos y analgésicos, evitando la aspirina fundamentalmente en niños. Además, es fundamental la ingesta abundante de agua y un reposo relativo.

NO deben tomarse antibióticos de forma general dado que los virus no responden a éstos. En el caso de complicaciones bacterianas, la administración de antibioterapia siempre debe ser prescrita por un médico tras la realización de la valoración pertinente. 


¿La gripe puede causar algunos efectos a largo plazo en colectivos más sensibles (ancianos o bebés, por ejemplo)?

Tanto los resfriados como la gripe son enfermedades temporales, por lo que no es habitual que dejen secuelas de ningún tipo. Es cierto que en ocasiones y en especial con la gripe,  en diversos colectivos más susceptibles pueden aparecer complicaciones más severas pero lo habitual es que sean en la fase aguda.


¿En qué casos hay que vacunarse contra la gripe?

Las indicaciones de la vacunación antigripal las podemos resumir en las siguientes: 
  • Todas las personas de edad mayor o igual  a 65 años.
  • Niños mayores de 6 meses y adultos con enfermedades cardiovasculares crónicas o bien enfermedades pulmonares crónicas, incluyendo el asma bronquial.
  • Niños mayores de 6 meses y adultos con diabetes, enfermedad hepática crónica, tratamiento inmunosupresor, asplenia, o deterioro  cognitivo. 
  • Mujeres embarazadas independientemente del trimestre en que se encuentren.
  • Obesidad mórbida: 
    • Adultos con IMC  >  de  40
    • Adolescentes  con IMC  > 35 
    • En la infancia con > 3 DS
  • Personas que puedan transmitir la gripe a aquellos que tienen alto riesgo de presentar complicaciones: Personal sanitario, personal de instituciones cerradas, etc.
  • Personas que trabajan en puestos esenciales como bomberos, policías, etc.


Infografía: Gripe VS. Resfriado. Hospital Povisa
Infografía con los diferentes síntomas de la gripe y el resfriado.