“El nuevo Hospital de Día de Povisa ha permitido centralizar la atención del paciente oncológico ambulatorio en un mismo entorno”


Con motivo del Día Mundial contra el Cáncer, Concha Almanza, jefa de servicio de Oncología Médica de Povisa, repasa los últimos datos sobre el incremento de tumores diagnosticados y sus causas, y explica los nuevos avances en tratamientos para pacientes con cáncer.

Hoy se celebra el Día Mundial contra el Cáncer, y aunque el crecimiento de casos continúa, ¿a qué factores atribuye usted la mejora en el índice de supervivencia?

Según datos proporcionados por el Centro Nacional de Epidemiología del Instituto deSalud Carlos III, los tumores son la causa más frecuente de muerte entre los varones, por delante de las enfermedades cardiovasculares y las enfermedades respiratorias en 2014. En mujeres, suponen la segunda causa de muerte, por detrás de las enfermedades cardiovasculares.

Por otra parte, según el Instituto Nacional de Epidemiología, entre 2003-2012 la mortalidad por tumores se redujo, pese a que se ha detectado un aumento de la incidencia. Estos datos reflejan las mejoras en la supervivencia de los pacientes debido a las campañas preventivas, a los programas de detección precoz –ya que está contrastado que el tratamiento en estadios tempranos de la enfermedad influye de forma determinante sobre la supervivencia de los pacientes-, y por supuesto a los avances terapéuticos, con el desarrollo de nuevos fármacos y tratamientos.

En materia de investigación, y en su opinión, ¿cuáles han sido los avances más destacados en los últimos años en cuanto a tratamientos para esta enfermedad?

La investigación es uno de los factores fundamentales para mejorar las tasas de supervivencia de los pacientes con cáncer, y en los últimos años, se ha producido un gran avance en el abordaje del cáncer, tanto por la seguridad y rapidez en el diagnóstico como por tratamientos innovadores y terapias más personalizadas, con mayor precisión hacia las necesidades de cada paciente.
Concha Almanza, jefa de Oncología Médica de Povisa
En muchos tumores, el diagnóstico por estadio (tamaño, afectación ganglionar o diseminación a distancia) ya no es el factor principal, sino que complementa la información que nos da la biología molecular. Mediante el análisis de las alteraciones genéticas de un tumor, podemos conocer sus características moleculares, diferenciarlos e identificar dianas y actuar con terapias dirigidas contra las células tumorales, disminuyendo así el daño en las células sanas. Hemos pasado de un tratamiento generalizado con quimioterapia, que destruye células tumorales y no tumorales a, en muchos casos, identificar tratamientos más selectivos e ir contra las alteraciones de la célula tumoral, gracias a estas técnicas de biología molecular.

El diagnóstico del cáncer por biopsia de tejidos puede dejar paso a la biopsia líquida, que mediante una extracción de sangre permite detectar, ya actualmente, algunos tumores, y que puede ser útil para el diagnóstico precoz, para la detección precoz de recaídas, para la monitorización de tumores mediante la identificación a nivel sanguíneo de la enfermedad y para decisiones sobre cuál es el tratamiento más adecuado.

Otro avance notable es la inmunoterapia, que se encarga de eliminar los frenos que las células tumorales ponen al sistema inmunológico, para así permitir que combata al cáncer, y que ya es una realidad en tumores como el melanoma o el cáncer de pulmón, sustituyendo al tratamiento convencional con quimioterapia.

Los avances en el conocimiento de la biología molecular de los tumores y en la tecnología para la determinación de las alteraciones genómicas como diana para la identificación de terapias más personalizadas, la inmunoterapia y las combinaciones con o entre medicamentos existentes y experimentales, el hallazgo de nuevos anticuerpos monoclonales, las vacunas terapéuticas contra los antígenos tumorales, los tratamientos con virus oncolíticos, son estrategias que marcarán el rumbo de la oncología en los próximos años.

¿Puede prevenirse esta enfermedad?

Con el aumento del número de tumores diagnosticados se identifican factores controlables asociados a factores de riesgo que pueden aumentar o disminuir la probabilidad de aparición de tumores como el tabaco, el alcohol, la obesidad y el sedentarismo, entre otros.
¿Qué debemos hacer para prevenirlo?

Hasta un tercio de los tumores serían evitables si elimináramos de nuestra vida los factores de riesgo que los desencadenan:
  • El tabaco es el factor de riesgo evitable que provoca más muertes por cáncer, alrededor del 22%. Más de una quinta parte de las muertes por cáncer tienen relación con tumores asociados al tabaquismo: pulmón, esófago, laringe, cavidad oral, riñón, vejiga, páncreas, estómago
  • El gas radón constituye la segunda causa más importante del cáncer de pulmón tras el tabaco. Se considera que la exposición al gas radón en el hogar, que emana del suelo y de los materiales de construcción, produce entre un 3 y un 14% de todos los casos de cáncer de pulmón. Se recomienda reducir esta exposición mediante la adecuada ventilación de plantas bajas y sótanos y el sellado de suelos y paredes.
  • El consumo excesivo de grasas de origen animal tiene relación directa con algunos tipos de cáncer como el de esófago, colorrectal, mama, endometrio y riñón.  Los hábitos de vida saludable, como la práctica regular de ejercicio físico y una dieta equilibrada y variada, además de reducir el riesgo de determinados tumores, lo hace también en enfermedades cardiovasculares.
  • El consumo excesivo de alcohol está asociado a algunos tipos de cáncer como el de boca, faringe, esófago, hígado, colon y recto y mama, y existe un riesgo mayor de los tumores de la cavidad oral, si además se suma el tabaquismo.
  • Algunas infecciones están vinculadas a un mayor riesgo de algunos tumores. Es el caso del virus de la Hepatitis B y C con el cáncer de hígado, el Helicobacter Pylori con el cáncer de estómago, o el papilomavirus con el cáncer de cuello de útero. En los países desarrollados, las infecciones causan el 6% de los tumores.
  • La OMS considera que la contaminación es responsable de entre el 1 y el 4% de todos los casos de cáncer. Aunque se concentran en determinados grupos profesionales, entre el 20 y el 30% de los hombres y el 5 y el 20% de las mujeres en edad laboral pueden haber estado expuestos a carcinógenos ambientales a lo largo de su vida y se estima que representa el 10% de todos los cánceres de pulmón.
  • La exposición continuada a bajas dosis de radiación ionizante se asocia a un mayor riesgo de cáncer y es mayor cuanto más joven es la población expuesta.
  • El sol causa los principales cánceres de piel: carcinoma basocelular, carcinoma espinocelular y melanoma. Hay que evitar la exposición directa, sobre todo en verano, y usar un filtro solar adecuado a cada tipo de piel.
  • En individuos con historia familiar de alto riesgo, pueden existir pruebas genéticas que determinan mutaciones relacionadas con el cáncer.
En la actualidad, ¿cuántos pacientes con esta enfermedad son atendidos en Povisa?

Los últimos datos de los que disponemos corresponden a la actividad desarrollada durante el año 2015. A nivel de hospitalización, se atendieron unos 850 ingresos en la unidad de hospitalización de Oncología y se realizaron cerca de 200 interconsultas a pacientes ingresados en otros servicios. En cuanto a la actividad ambulatoria, se realizaron más de 8.500 consultas. También se han administrado unas 6.500 sesiones de quimioterapia, alrededor un 85% en hospital de día y el resto en la unidad de hospitalización.