“Con la incorporación de los ciclos sanitarios de FP, Povisa se situó a un nivel difícilmente superable en nuestro país”


Alfonso García, director del Centro de Estudios Povisa, echa la vista atrás en esta entrevista para hablar de la evolución de la escuela, coincidiendo con su XXV aniversario, y para analizar la influencia de las nuevas tecnologías y los retos a los que se enfrenta la formación sanitaria.

¿Cuántos alumnos han pasado por la Escuela de Enfermería de Povisa en estos 25 años?
La primera promoción, que estuvo formada por 60 alumnos, se diplomó en junio de 1994, y desde entonces, con una media de 50 alumnos que finalizan sus estudios por curso, alrededor de 1.200 alumnos han obtenido su titulación en esta escuela en estos años.
¿Cómo ha cambiado la forma de impartir la formación en estos 25 años?
El sistema de enseñanza sigue siendo similar, aunque es cierto que los avances tecnológicos han modificado en parte la forma de enseñar. De las diapositivas, e incluso las transparencias, pasamos a las presentaciones en Power Point, quizás utilizadas en exceso, y ahora al acceso directo a Internet desde cada aula.
Quizás el cambio de mayor magnitud viene dado por el nuevo sistema educativo, impuesto por el Plan Bolonia, al transformarse la diplomatura en grado. Destacaría dos aspectos diferenciales con el sistema anterior: por un lado, las prácticas clínicas, ya no forman parte de una asignatura sino que son asignaturas en sí mismas, evaluándose individualmente, y teniendo un alto peso especifico en la titulación, ya que suponen un 30% de los créditos de la carrera. Por otro lado, está la obligatoriedad de tener que presentar y defender un Trabajo de Fin de Grado (TFG), sin el cual no se puede acceder al título. Esta materia sí que supuso un cambio importante para alumnos y profesorado, ya somos nosotros quienes debemos de dirigir los proyectos y además formar parte de los tribunales que los evalúan.
En tu opinión, ¿Por qué crees que se debe apostar por la formación desde un centro sanitario como Povisa?
La puesta en marcha de la escuela fue un proyecto personal de María Luisa Irisarri que, superando trabas económicas y burocráticas, consiguió finalmente sacar adelante y con gran éxito. Al completar su oferta educativa con los ciclos sanitarios de FP, Povisa se sitúa a un nivel difícilmente superable en este país. La apuesta de Povisa es clara y, de hecho, una parte muy importante de trabajadores del hospital (enfermeras o técnicos de diversas especialidades) se han formado en nuestra escuela.

Alfonso García, en la primera generación de graduados en el Centro de Estudios Povisa

¿Cómo se lleva a cabo y qué papel tiene en Povisa la formación práctica?
Como decía anteriormente, las prácticas son asignaturas en sí mismas. En nuestra escuela, y creo que eso es un signo diferencial, contamos con cuatro profesores destinados al seguimiento y evaluación de las mismas, con un control constante e in situ del trabajo de todos los alumnos, que supone como mínimo una visita semanal a cada uno de ellos, y prácticamente diaria si están realizando su periodo en Povisa.
¿Cuántas personas forman el profesorado en la actualidad?
Empezamos hace 25 años un total de 10 profesores, y hoy ya somos 35 docentes los que formamos el profesorado de la escuela, siete de ellos con dedicación exclusiva. En su mayor parte son profesionales de Povisa, aunque también hay profesionales del Sergas.
A nivel internacional, ¿hay convenios con universidades extranjeras?
Por un lado, están los convenios que establece la Universidad de Vigo (correspondientes al Programa Erasmus), que en la actualidad son fundamentalmente con universidades italianas y polacas. Por otro, tenemos convenios propios con escuelas de Milán y Florencia, además del convenio con la Universidad Jean Piaget de Portugal.
A lo largo de estos 25 años, esta escuela ha mantenido intercambios de alumnos y  profesores con centros de EEUU y Suecia, y a través del Programa Intercampus, con países latinoamericanos como Brasil, Guatemala ó México.
En estos 25 años también ha cambiado la realidad de la salud pública, con el incremento del envejecimiento poblacional. ¿Cuál  debe ser el papel de la Enfermería en nuestro actual sistema sanitario?
El papel de la enfermería es fundamental en nuestro sistema sanitario. Porque, al final, el cuidado y control sanitario de la población está en manos del equipo de enfermería. Es el personal que más tiempo está en contacto con el paciente y el encargado, una vez establecido un diagnóstico, de administrar los cuidados y tratamientos y seguir su evolución. Del mismo modo, otros profesionales, como el propio docente o el equipo de gestión hospitalaria no médico, mantienen una labor fundamental.
Y no debemos olvidar que el papel de la investigación en el ámbito de la enfermería, aunque es un territorio poco explorado, tiene un gran interés.
¿Algún reto para los próximos cursos académicos?

Destacaría nuestro reto de trabajar hacia una mayor apertura a la sociedad, aportando conocimiento a través de charlas divulgativas, campañas de concienciación etc. Asimismo, tenemos que continuar trabajando para conseguir un mayor número de profesores con dedicación exclusiva a la docencia, creando nuevos departamentos en los que se pudieran desarrollar diferentes líneas de investigación.