Melanoma: detectando el cáncer de piel


Qué es un melanoma

El cáncer de piel es el tumor más frecuente en el ser humano, y aunque existe una gran variedad de tumores malignos que pueden afectar a la piel, los más comunes son el cáncer de piel no melanoma (carcinoma basocelular y carcinoma epidermoide) y el melanoma.

El cáncer de piel no melanoma suele manifestarse en pacientes de edad avanzada de manera lenta pero progresiva en zonas de exposición al sol.

Por su parte, el melanoma es un tumor maligno que puede aparecer sobre piel sana o sobre nevus melanocíticos (lunares). Es un tumor grave por lo que el diagnóstico precoz adquiere gran importancia. Suele afectar a gente más joven y tiene peor pronóstico. El 90% de las muertes producidas por el cáncer de piel son debidas a este tipo de tumor.

Factores de riesgo

Los antecedentes de familiares con cáncer cutáneo, la exposición solar excesiva de forma natural o artificial (cabinas de bronceado), así como los antecedentes de quemaduras solares son algunos de los principales factores de riesgo asociados a la aparición del melanoma. Asimismo, las personas con piel, ojos y cabello claro o con más de 50 lunares son también más propensas a padecer este tipo de cáncer.

Cómo detectar un melanoma: el test de detección ABCDE

Desde la Academia Española de Dermatología y Veneorología se destaca la importancia de revisar todas las zonas del cuerpo de manera periódica para que desde casa cualquier persona pueda detectar lesiones sospechosas en su piel.

El test ABCDE es la metodología más eficiente para la detección de estos tumores, basado en análisis de lunares bajo estos cinco criterios: Asimetría, Bordes irregulares, Color no homogéneo, Diámetro superior a 6mm y Evolución (variación de tamaño en un periodo de 4 meses). En caso de constatar que algún lunar cumple con alguna de estas particularidades se debe acudir a su médico de atención primaria, que en caso necesario derivará al paciente al dermatólogo para realizar un diagnóstico más preciso.

Diagnóstico en el centro médico

El dermatólogo es el profesional que mejor conoce, diagnostica y trata el cáncer de piel y puede orientar sobre medidas en la prevención del mismo.  Tras recibir a un paciente en el servicio de Dermatología se realiza el diagnóstico de la enfermedad basándose en tres pilares fundamentales. Por un lado, se lleva a cabo el diagnóstico clínico; en segundo lugar realizará un estudio mediante dermatoscopia, consistente en la valoración de imágenes con aumento y luz especial que permite identificar estructuras de la piel no valorables a simple vista. En último lugar y en caso de ser necesario se realizará una biopsia con su correspondiente estudio histológico.

Tratamientos

El tratamiento fundamental en el melanoma cutáneo es la cirugía, en ocasiones acompañada de otros tratamientos complementarios. En algunos centros, cada caso es valorado por un comité multidisciplinar que decidirá el tratamiento más adecuado para el paciente.

Evitar el melanoma

Siguiendo el refrán “más vale prevenir que curar”, hay sencillos pasos con los que se puede evitar el desarrollo de un cáncer de piel:

Recomendaciones para evitar el cáncer de piel:

1.     Buscar la sombra y evitar la exposición solar durante las horas centrales del día (12:00-16:00 h).
2.     Llevar ropa apropiada que nos cubra, usar sombreros de ala ancha y gafas de sol con cristales con filtros UV.
3.     Evitar el uso de cabinas o lámparas de bronceado.
4.     Evitar las quemaduras solares, sobre todo en la infancia. Una adecuada protección solar en los primeros 15 años de vida reduce el cáncer de piel en un 70%.
5.     En caso de salir al exterior, se debe usar fotoprotección todos los días del año (incluso los nublados), con protección mínima de 30 y con filtros UVB y UVA.  Debe ser aplicarlo media hora antes de la exposición y reponerlo cada 2h o con más frecuencia en caso de baño o sudoración
6.     En niños menores de 5 meses se deberá proteger con ropa, gorro, sombrillas, etc.
7.     Explorarnos mensualmente toda la superficie del cuerpo, observando si hay nuevas lesiones o cambios en las previas. Podemos ayudarnos con fotografías anteriores y deberemos acudir al dermatólogo si observamos:
a.     Lesiones nuevas con crecimiento rápido, sangrado o inflamación.
b.     Erosiones que no curen en un plazo razonable (en torno a 3 semanas).
c.      Lunares que cumplan la regla del ABCDE.

El dermatólogo realizará revisiones periódicas a aquellas personas de mayor riesgo.

Hospital Povisa participa este año los días 7 y 9 de junio en la campaña Euromelanoma, para la prevención del cáncer de piel a través de exámenes gratuitos de la piel.

>> Más información sobre el servicio de Dermatología de Povisa.