Psoriasis: más allá de una enfermedad de la piel


Álvaro León, jefe de Dermatología de Povisa, participa en la Jornada para pacientes con psoriasis y familiares, organizada en el Colegio de Médicos de Pontevedra con la organización Psoriasis en Red. Aprovechamos el evento para conocer a fondo esta enfermedad.

¿Qué causas provocan la psoriasis?
Aunque no se conocen las causas exactas, se sabe que la psoriasis es una enfermedad inflamatoria autoinmune, que tiene su origen en un trastorno del sistema inmunológico. En situaciones normales, este nos protege de infecciones y enfermedades, pero en una enfermedad autoinmune ataca a células y tejidos sanos de nuestro propio cuerpo.

La psoriasis se produce debido a una combinación de factores genéticos y ambientales. Esto significa que se desarrolla en una persona propensa a tener la enfermedad por los genes que ha heredado de sus padres, pero se necesita un factor desencadenante que ponga en marcha todo el proceso.

Los principales factores desencadenantes de brotes de psoriasis son: 
-Estrés: muy frecuente y fácilmente controlable por el propio paciente.

-Traumatismos: Un golpe directo sobre la piel puede desencadenar lesiones de psoriasis en la zona afectada. Este efecto se conoce como fenómeno de Koebner y aparece en 1 de cada 4 pacientes. Otros tipos de traumatismos como las quemaduras solares, las cicatrices postoperatorias o las erupciones debidas a medicamentos pueden provocar también la aparición de lesiones de psoriasis.

-Infecciones bacterianas o víricas: pueden inducir o empeorar las lesiones de psoriasis al activar las células del sistema inmunitario.

-Medicamentos: algunos medicamentos pueden contribuir a la aparición de brotes. Por eso es importante informar al médico de toda la medicación que esté tomando el paciente.

-Clima: el frío y los cambios de estación pueden provocar brotes de psoriasis.

-Otros: El alcohol, el tabaco y la obesidad se han relacionado estrechamente con brotes de psoriasis.
¿Es una enfermedad evitable?
No existe la posibilidad a día de hoy de evitar el poseer la tendencia genética para desarrollar psoriasis, ni evitar con seguridad los brotes de la enfermedad de antemano. Sin embargo, conocer y evitar los factores desencadenantes puede hacer disminuir el número e intensidad de brotes.

¿Cómo se lleva a cabo el diagnóstico en Povisa?
El diagnóstico de la psoriasis cutánea se realiza directamente por la exploración física del dermatólogo. En ocasiones en que puedan existir dudas diagnósticas podría ser necesario realizar una biopsia cutánea para su confirmación.

Dado que en ocasiones la psoriasis cutánea puede conllevar afectación a nivel articular en forma de artritis psoriásica, pueden ser necesarias pruebas de imagen como radiografías simples de diferentes localizaciones corporales.

¿Cuáles son los actuales tratamientos para tratar esta enfermedad?
Depende de la extensión, la gravedad del cuadro y la afectación de la calidad de vida del paciente. Los casos más leves, con menos de un 10% de la superficie corporal afectada, se trata con medicamentos tópicos (cremas, pomadas..), además de hidratación diaria. En algunos casos con mucho prurito pueden añadirse antihistamínicos.

En los casos más graves, de primera línea se utiliza la fototerapia, consistente en la exposición a rayos UVA ó B en cabinas de tratamiento disponibles en los hospitales. Además también pueden ser necesarios tratamientos sistémicos como el Acitretino, la Ciclosporina o el Metotrexato.

En el caso de que estos tratamientos no fueran efectivos en la actualidad existen los fármacos biológicos entre los que se encuentran el Infliximab, Etanercept, Adalimumab, Ustekinumab, Secukinumab e Ixekizumab, así como el Apremilast.

¿Qué precauciones debe tomar una persona con psoriasis?
Como ya se ha comentado, las personas con psoriasis deben de evitar situaciones de estrés dentro de lo posible, reducir la ingesta de alcohol y consumo de tabaco, realizar ejercicio y llevar una dieta saludable para poder controlar la posible obesidad. Además, en caso de identificar signos de una posible infección (sobre todo respiratoria), ponerse en manos de su médico de atención primaria para supervisión y posible tratamiento de la misma, para evitar la aparición de un brote de psoriasis más extensa.

¿Cuál es el papel de la familia a la hora de tratar la psoriasis?

Los familiares de los pacientes con psoriasis juegan un papel muy importante en la evolución de la enfermedad, pues aparte de prestar su ayuda a la hora de tener que aplicar los tratamientos diarios (sobre todo las cremas o pomadas en zonas no accesibles), son cruciales para poder apoyar desde el punto de vista psicológico a los pacientes para que estos no se sientan rechazados o discriminados y para animarles a la hora de ser constantes con la aplicación de los tratamientos, que en ocasiones puede llegar a ser una tarea tediosa para ellos.