5 respuestas sobre la Esclerosis Múltiple



El jefe de Neurología de Povisa, José Ramón Lorenzo, da respuesta a cinco preguntas fundamentales sobre la Esclerosis Múltiple

¿Qué es la Esclerosis Múltiple?

Es una enfermedad autoinmune, de curso crónico, que afecta la sustancia blanca del sistema nervioso central. El nervio consta de dos partes: una central, el axón, y una cubierta, la mielina. El proceso autoinmune daña la mielina que recubre el axón y, a la larga, se produce el daño del axón del nervio porque, al quedar éste al descubierto, el proceso autoinmune acaba dañándolo. El daño de la mielina es responsable de los síntomas del inicio de la enfermedad (brotes) y el daño axonal es el culpable de la progresión de la discapacidad a largo plazo.

Importante: No es una enfermedad hereditaria, ni contagiosa, ni mortal.

¿Cuándo y por qué aparece?

Aunque se desconoce la causa que la produce, esta enfermedad aparece entre los jóvenes adultos, entre los 20 y 40 años de edad, siendo predominante en las mujeres, con una prevalencia en España de entre 4-8 personas por cada 10.000 habitantes. Es la primera causa de discapacidad neurológica en este grupo poblacional.

¿Cuáles son sus síntomas?

La enfermedad se manifiesta y evoluciona de manera diferente en cada persona, siendo la forma más frecuente de aparición es en forma de brotes o episodios. Los síntomas se producen por la afectación de la sustancia blanca cerebral. Estos síntomas son: alteración del campo visual, afectación de la sensibilidad o de la capacidad motora de un hemicuerpo, visión doble, etc. La pérdida de conocimiento, vértigo aislado, acufeno aislado, síntomas confinados a segmentos del cuerpo, deben siempre hacernos dudar de que sea esclerosis múltiple.

¿Cómo se diagnostica la Esclerosis Múltiple?

El diagnóstico de la Esclerosis Múltiple es un diagnóstico clínico. ¿Qué quiere decir esto? Que no hay una determinada prueba que diagnostique esta enfermedad. Para detectarla, usamos los criterios de McDonald 2010. Estos criterios se basan en los siguientes pilares:

- Historia clínica, es decir,  los síntomas que relata el paciente.
- La exploración clínica, que busca signos de la enfermedad.
- La punción lumbar, con la que buscamos evidencia de que existe un proceso inflamatorio, dentro y sólo dentro del sistema nervioso central.
- La resonancia magnética: para la resonancia también existen unos criterios de cómo deben ser esas imágenes para decir que es una EM. (Criterios Magnims 2016) No vale cualquier imagen.

¿Cuántos tipo de Esclerosis Múltiple existen?

Remitente-recurrente
Es la clase de EM más frecuente y se caracteriza por la ausencia de sintomatología en sus primeras fases a pesar de que el Sistema Nervioso Central ya está sufriendo daños. Los síntomas pueden aparecer en cualquier momento y después desaparecer, volviendo a reaparecer posteriormente sin que se observe una progresión de la enfermedad.

Progresiva secundaria
Cuando se produce un avance de la enfermedad sin relación con los brotes, se habla de EM progresiva secundaria, que suele desarrollarse tras sufrir EM Remitente-Recurrente en las primeras fases, sobre todo entre los 35 y 45 años. Puede tener o no brotes en la evolución.
           
Progresiva primaria
Es menos frecuente y se caracteriza por un empeoramiento lento y continuado de la enfermedad, sin brotes ni fases de remisión y con mejoras leves y temporales.

¿Existe tratamiento curativo?

En la actualidad no existe una cura para dicha enfermedad a pesar de que se han producido grandes avances en investigación que permiten llevar una vida plena y normal.

Actualmente, contamos con un arsenal terapéutico importante (7 fármacos ya en mercado y 2 a punto de salir) contra la fase inflamatoria de la enfermedad, que actúan contra distintas dianas del proceso inflamatorio. Si conseguimos frenar esta fase inflamatoria, minimizamos mucho la posibilidad de progresar a una SP. Es más, pronto veremos aparecer más de un fármaco que se podrían usar en las formas progresivas.



Imagen de Unsplash.