Cinco datos sobre la alergia a los ácaros del polvo



¿Cuál es el alérgeno más frecuente en Galicia?

Los ácaros del polvo son el alérgeno más frecuente en Galicia, del que procede el 80% de las alergias de la región, mientras que en el centro de España prevalece el polen. Estos ácaros predominan en zonas cálidas con alto nivel de humedad (zonas costeras e islas sobre todo). Según la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) “son una causa muy frecuente de alergia, dando origen a síntomas de asma, rinitis, conjuntivitis, y también dermatitis atópica. Excepcionalmente pueden dar reacciones digestivas y de anafilaxia cuando se toman alimentos con harina contaminada con ácaros”.

¿Qué efectos tiene?

Los ácaros provocan asma alérgica en quien lo sufre, la segunda enfermedad más frecuente en las consultas de Alergología de Povisa, tras la rinitis alérgicas. Entre los síntomas de esta alergia destacan los silbidos al respirar o la tos seca-

¿Cómo se diagnostica?

Para detectar que una persona es alérgico a los ácaros, se realizan pruebas en la piel y análisis de sangre (IgE total o específica).  Las pruebas de provocación conjuntivales/nasales o bronquiales se utilizan en determinados casos con pacientes con clínica muy sugerente y estudio alergológico (prueba cutánea y/o IgE específica ) negativas.

¿Y cuál es su tratamiento?

Inicialmente, el tratamiento es siempre sintomático. La inmunoterapia se aplica en casos persistentes para “modificar la evolución de la enfermedad y mejorar la calidad de vida del paciente”, señala Carmen Mogío, jefa del servicio de Alergología de Povisa, a Faro de Vigo en este reportaje. Por tratamiento inmunoterápico nos referimos a las vacunas de la alergia, y se administra a personas que sufren los síntomas de alérgenos ambientales (ácaros del polo, pólenes, látex, epitelios de animales…) con cierta intensidad con el objetivo de reducir su intensidad, frecuencia y duración.

¿Podemos prevenirlo?

La persona alérgica puede llevar a cabo algunas medidas para reducir el número de ácaros en su entorno. Por ejemplo, se recomienda pasar un paño húmedo para retirar los ácaros que se acumulan en el sofá, almohada o sábanas y evitar el uso de plumero o escoba, utilizando mejor la aspiradora con filtro de agua o HEPA que retienen los ácaros.

Estos ácaros suelen buscar zona oscuras, por las que se recomienda que las habitaciones sea luminosas y con buena ventilación. Además, tanto las cortinas como las sábanas o fundas han de ser fáciles de lavar, recomendándose su lavado semanal a 60º de temperatura.

Además, pueden utilizarse acaricidas, sprays para acabar con los ácaros; deshumidificadores para reducir la humedad ambiental y la cantidad de partículas en el aire.