Povisa participa en un estudio para reducir infecciones de la herida quirúrgica



Disminuir la infección de la herida quirúrgica, una complicación muy frecuente en la cirugía abdominal mayor que lleva consigo una ralentización del proceso de recuperación del paciente. Éste es el objetivo del estudio IPROVE-O2 en el que Povisa está participando.

Se trata de un estudio a nivel internacional coordinado desde el Hospital Clínico Universitario de Valencia, que busca analizar hasta 756 pacientes, y en el que participan alrededor de una veintena de hospitales españoles, siendo Povisa el único representante gallego. Hablamos con la Dra. Sonsoles Leal, del servicio de Anestesiología de Povisa, para conocer más sobre esta investigación.

¿Cuáles son los objetivos del estudio IPROVE-o2?

Con esta investigación, queremos estudiar si este tratamiento respiratorio durante la cirugía y en las 3 horas posteriores, puede reducir la infección de la herida quirúrgica, así como disminuir el resto de complicaciones asociadas a esta operación (reintervenciones, sepsis, fallo renal, reingresos hospitalarios...). Con ello, no sólo logramos que la estancia hospitalaria sea menor, sino que también se produzca una recuperación precoz del paciente, lo que significa que pueda volver a hacer una vida normal lo antes posible.

¿En qué consiste la investigación?

Realizamos un tratamiento respiratorio que consiste en una estrategia de protección de la función del pulmón, realizando maniobras que nos permitan mantener los pulmones no colapsados durante la cirugía (“pulmón abierto”), lo que mejora el paso del oxígeno desde los pulmones a la sangre del paciente.

Sonsoles Leal, anestesióloga de Povisa: Realizamos un tratamiento respiratorio que consiste en una estrategia de protección de la función del pulmón

Esta estrategia ya se realiza habitualmente en los quirófanos, pero hasta ahora ningún estudio había comparado el efecto de administrar niveles altos de oxígeno (0,8%) en comparación con niveles más bajos (0,35%) en estas condiciones, es decir, cuando se administra en pulmones con su volumen conservado (no colapsados) tras aplicar la maniobra de “pulmón abierto”.

¿Cómo afecta al paciente que participa en la investigación?

Para el paciente no supone nada diferente a la práctica habitual, pero se trata de realizarlo de manera reglada, con el objetivo de poder valorar los resultados obtenidos. Tras la cirugía, se mantiene un periodo de seguimiento de 365 días. A día de hoy, ya contamos con 35 pacientes que hemos incluido en el estudio tras dar su consentimiento.

¿Qué servicios de Povisa están trabajando en el estudio?

En la actualidad, estamos trabajando tres anestesiólogos, el Dr. B. Rodríguez y la Dra. M. Varela Rouco son los otros 2 investigadores, aunque contamos con la colaboración de todos: personal de anestesiología, cirugía general, enfermería, laboratorio, etc. El trabajo multidisciplinar es fundamental para facilitar el manejo y la vigilancia postoperatoria del paciente. Además la participación en este tipo de estudios que nos ayudan a mejorar nuestra forma de trabajar, hace que todo el mundo se sume a estas estrategias de tratamiento, para conseguir los mejores resultados y la recuperación precoz del paciente. Por ello, próximamente vamos a ampliar nuestra participación con otro estudio similar pero en este caso en pacientes de cirugía torácica.

>> Más información sobre este estudio en este enlace.