Qué es y cómo prevenir la Incontinencia Urinaria



Povisa cuenta con una unidad propia dedicada a Urología Funcional y Urodinamia para tratar las problemáticas asociadas a la incontinencia urinaria que afectan hasta el 40% de las mujeres. Su responsable, la Dra. Miriam Barrio, explica qué es la incontinencia urinaria y cómo tratarla y prevenirla.

¿Qué es la Incontinencia Urinaria (IU)?

Hasta la actualidad la Incontinencia Urinaria había sido valorada como un síntoma o condición, pero a través de estudios epidemiológicos, se observa un problema médico, social y económico. La Sociedad Internacional de Continencia (International Continence Society) define la IU como “la pérdida involuntaria de orina debida a una disfunción vesical o esfinteriana que se puede demostrar objetivamente y que suele ser un problema social e higiénico”.

La incontinencia urinaria de esfuerzo es un síntoma que se manifiesta cuando la pérdida de orina ocurre durante un esfuerzo. Si la pérdida se acompaña o es inmediatamente precedida de urgencia miccional, hablaríamos de incontinencia urinaria de urgencia. Cuando se presentan estas dos situaciones hablamos de incontinencia urinaria mixta.

La IU es un problema común en la población aparentemente sana y es la tercera enfermedad crónica que causa mayor pérdida de calidad de vida a la población española, tras las enfermedades mentales y los problemas cardiovasculares graves.

¿A quién afecta la incontinencia urinaria?

La incontinencia urinaria (IU) es un problema frecuente que afecta a todos los grupos de población, edades y sexos aunque es mucho más frecuente en la mujer, alcanzando cifras de alrededor del 40% de la población femenina en España. Hay publicaciones que afirman que en nuestro pais la IU afecta a 1 de cada 4 mujeres, 2.000.000 de personas, con frecuencias variables según los distintos estudios encontrándose el 15-20% en edad laboral. Se trata de un auténtico problema sanitario, social y económico que, sin duda, se acrecentará en las próximas décadas por el progresivo envejecimiento de la población. Este trastorno también puede estar presente en el sexo masculino y suele tener relación con cirugía prostática previa.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Los principales factores de riesgo para el desarrollo de incontinencia urinaria son:

  • Edad: la IU de esfuerzo predomina en el grupo de mujeres jóvenes y de mediana edad, disminuyendo de forma progresiva a partir de los 60 años, al contrario de lo que ocurre con la incontinencia de urgencia y mixta que van aumentando progresivamente con la edad.
  • El embarazo: La IU es más frecuente durante el embarazo, con una prevalencia entre el 31% y 60%. La aparición de IU en el embarazo es autolimitada en muchos casos, resolviéndose en las semanas siguientes al parto.
  • Obesidad: Se ha establecido una evidente relación causal entre la obesidad y el desarrollo de IU. Se ha visto, tanto que el incremento de peso puede aumentar la susceptibilidad de desarrollar IU, como que la pérdida de peso disminuye los episodios de IU.
  • Cirugía del suelo pélvico.
  • Falta de estrógenos en posmenopáusicas: provocan pérdida de tono y flacidez de los músculos perineales.
  • Estreñimiento.
  • Tos crónica del tabaquismo.
¿Por qué debemos prevenir el desarrollo de incontinencia urinaria?

Los objetivos del tratamiento conservador son mejorar o conseguir la continencia urinaria, reforzar la musculatura estriada para y periuretral y conseguir un aumento del equilibrio en la estática pélvica.

¿Cómo podemos prevenir la incontinencia urinaria?

Las técnicas de rehabilitación del suelo pélvico como tratamiento de la incontinencia urinaria de esfuerzo (IUE) se vienen imponiendo en estos últimos años después de que Arnol Kegel demostrara hacia 1950 la estrecha relación que existía entre los escapes de orina y la hipotonía o debilidad de la musculatura perineal, desapareciendo o mejorando notablemente los síntomas cuando se practicaban ejercicios de refuerzo de estas estructuras. 



Las técnicas de rehabilitación perineal y otras pautas para el tratamiento de la disfunción perineal constituyen un apartado muy amplio y específico a desarrollar en las unidades del suelo pélvico, en las que un fisioterapeuta especializado en el tema y conocedor profundo de toda la patología derivada de los defectos funcionales del suelo pélvico debe trabajar en estrecha relación con la unidad urológica que lleve el tema; además sería aconsejable que estas unidades de Rehabilitación del suelo pélvico estuvieran integradas dentro del propio servicio de Urología con el fin de ajustar al máximo las pautas de tratamiento rehabilitador según el tipo disfunción existente, instaurando tratamiento farmacológico si se precisara o indicando adecuadamente la cirugía y sin demora en los casos necesarios. En nuestro Servicio de Urología integrado con el Servicio de Rehabilitación del suelo pélvico y formando, junto con el Servicio de Cirugía General y de Ginecología, la Unidad de suelo pélvico de Povisa, tenemos experiencia en ello y apostamos por este método.

El tratamiento conservador de primera línea de la incontinencia urinaria se basa en las siguientes estrategias:

1- Terapia conductual:
Entrenamiento vesical: control de la urgencia miccional y micciones programadas.
Actuación sobre los factores de riesgo: obesidad, estreñimiento, evitar tabaco, bebidas con cafeína, con gas, con alcohol, evitar práctica deportiva de alto impacto (salto).
Ejercicios diarios de suelo pélvico en domicilio:
  • Ejercicios de Kegel diarios / uso de bolas chinas
  • Ejercicios de contracción de los músculos del suelo pélvico antes del aumento de presión abdominal (tos, estornudo, levantar peso).

2- Entrenamiento músculos de suelo pélvico: Actúa sobre el control voluntario de los músculos del suelo pélvico:
·      Órdenes verbales
·      Biofeedback
·      Electroestimulación: estímulo pasivo (por activación del arco reflejo).