Cuidados a seguir por los pacientes ostomizados



Según la Asociación de Enfermos de Crohn y Colitis Ulcerosa (ACCU España), los casos de enfermedad inflamatoria intestinal (EII) han aumentado a un ritmo del 2,5% anual en la última década, afectando a alrededor de 120.000 personas en España. Compartimos algunos datos básicos para entender estas enfermedades y los consejos que deben seguir los pacientes ostomizados para cuidar el estoma.

¿Qué es un estoma?

Se trata de una apertura creada quirúrgicamente en la pared abdominal para la salida de un órgano y por la que permite la expulsión de heces cuando el propio sistema digestivo no puede evacuar de manera natural, por patologías como la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII), que engloba la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn. También en pacientes con cáncer de colon o recto u otras enfermedades puede requerirse un estoma temporal.

La ostomía, el proceso

La ostomía es el procedimiento quirúrgico por el que se exterioriza el intestino para evacuar las heces. Cuando se produce una ostomía se coloca en esta apertura un dispositivo de ostomía (bolsa recolectora) para la expulsión de heces.

Este procedimiento también se efectúa en el estómago (gastrostomía), en el sistema urinario (ureterostomias) o a nivel respiratorio (traqueostomía).

Ilestomía o colostomía, ¿en qué se diferencian?

Se le llama ilestomía a la cirugía de apertura de estoma en el intestino delgado, en concreto con el ileon (la parte final del intestino delgado), mientras que la colostomía es el mismo proceso pero aplicado al colon.  En el caso de la colostomía, el estoma puede situarse a la derecha (ascendente), transversa cuando se sitúa por encima del ombligo, o izquierda (descendente).

En el caso de la ilestomía, el estoma suele situarse en la parte derecha del abdomen.

¿Qué tipo de dispositivos de estomas hay?

En función del tipo de ostomía se utilizan diferentes dispositivos (bolsa de estoma): las bolsas cerradas son utilizadas por pacientes colostomizados (bolsa de colostomía), cuyo ritmo de evacuación es regular, mientas que los dispositivos abiertos están dirigidos sobre todo a personas con ilestomías, cuya la evacuación es más constante.

¿Cómo debemos cuidar el estoma?

Los pacientes ostomizados necesitan una serie de cuidados específicos que durante su periodo de hospitalización corren a cargo del equipo de Enfermería. Estos cuidados engloban aspectos físicos, psíquicos y sociales, en ocasiones difícilmente aceptados por ellos. La labor del equipo de Enfermería de Povisa es conseguir que el paciente aprenda a cuidar su estoma, que acepte física y psíquicamente su nueva imagen corporal.

Para el óptimo cuidado es necesario conseguir que la piel circundante del estoma permanezca limpia, seca e intacta, sin signos de inflamación o erosión, para favorecer la colocación del dispositivo. El paciente adquirirá habilidad en el cambio del dispositivo, y sabrá detectar las complicaciones relacionadas con el manejo de su estoma.

Es fundamental, además de a colaboración del paciente, que la familia se implique en el cuidado.

Los cuidados específicos del estoma engloban los siguientes aspectos:
  • Despegar el dispositivo anterior desde el borde superior al inferior del estoma a la vez que, con la mano, se sujeta la piel periestomal, tirando el contenido en la bolsa de residuos. Realizar la técnica delante del espejo si es posible para el paciente.
  • Lavar el estoma y la piel periestomal con jabón neutro, aclarar y secar suavemente.
  • Observar y valorar el estado de la piel y del estoma para identificar cualquier anormalidad (color, edema, ulceraciones, necrosis, hemorragias, hundimiento, prolapso, estenosis…)
  • Medir el estoma, ya que el tamaño tiende a disminuir.
  • Elegir el dispositivo adecuado: La elección del dispositivo (cerrado con filtro, abierto, sistema de una pieza, sistema de dos piezas) dependerá del tipo de estoma, de su localización, funcionalidad, así como de las características de la piel.
  • Retirar el papel protector del adhesivo y aplicar la bolsa con el orificio centrado sobre el estoma, ajustándolo lo más posible (con una holgura máxima de 2 - 3 mm. para que no haga compresión sobre él) y realizar un ligero masaje con el fin de lograr una buena fijación.

Con respecto a la alimentación, el paciente ostomizado puede comer de todo, excepto si tiene alguna estricción por otro motivo, pero deberá seguir las siguientes recomendaciones:
  • Comer despacio, con la boca cerrada y masticando bien.
  • Se puede reducir la formación de gases evitando los alimentos tales como  cebollas, repollo, guisantes y demás verduras y legumbres flatulentas, así como bebidas gaseosas.   

Un factor fundamental es la pérdida de la autoestima de las personas portadoras de una ostomía digestiva de evacuación, que radica en la incapacidad para controlar el momento de la defecación. Existen métodos continentes que ayudan a mejorar la calidad de vida resaltando en ellos la seguridad y limpieza que la técnica continente le confiere a la persona ostomizada.

Si quieres conocer cómo se debe cuidar el estoma a diario, en este vídeo lo explicamos . Pincha aquí.

Para cualquier duda sobre estomas, desde Povisa recomendamos la consulta al equipo especializado. Para pedir cita en Povisa, puedes llamar al teléfono 986 41 31 44.

“Cuando dejas de temer y confías en el equipo que lleva tu enfermedad, la paz es inmensa”. Éste es el testimonio de Luz, paciente de Povisa con Enfermedad de Crohn.