Cómo cuidar la piel en pacientes con tratamiento radioterápico



Desde la consulta de Enfermería del servicio de Oncología Radioterápica de Hospital Povisa recopilamos los consejos que los pacientes que se someten a radioterapia deben seguir para cuidar la piel expuesta a la radiación.

La radiación externa es un procedimiento por el cual se aplica radiación para la eliminación de células cancerosas, evitando así su reproducción. Puede ser aplicada como tratamiento único o como complementario a la cirugía o quimioterapia.

Durante el tratamiento de radioterapia es conveniente seguir algunos consejos básicos:
  • Las marcas dibujadas por el radioncólogo sobre su piel sirven para delimitar las zonas sometidas a radioterapia, por lo que el paciente no debe eliminarlas durante el tiempo que dure el tratamiento.
  • La ropa: se recomienda el uso de prendas amplias, no ajustadas al cuerpo, y de tejidos naturales (algodón, por ejemplo). En el caso de pacientes con cáncer de mama, se recomienda no usar sujetadores o utilizar aquellos que no tengan costuras.
  • Cuidados de la piel:
    • Limpiar la piel radiada con agua templada y algodón, sin frotar ni usar esponja. Debemos secar la piel con toques suaves, sin restregar.
    • Debemos evitar exponer la piel a la luz solar directamente o aplicarle calor local (bolsas térmicas). No se tomará el sol durante el tratamiento y se protegerá la piel con fotoprotectores cutáneos de índice alto, al menos de 50.
    • No se utilizarán desodorantes o desinfectantes con alcohol, colonia o polvos de talco.
    • La piel expuesta a radiación no debe rascarse.
    • Debe evitar el uso de esparadrapo o adhesivos en la piel radiada.
    • Evitar la depilación con cera (caliente o fría) y el uso de maquinilla en la zona de la axila por pacientes con cáncer de mama. 
    • La hidratación: antes de comenzar el tratamiento radioterápico, una semana antes, se hidratará la piel dos veces al día con la crema indicada por el equipo de Enfermería de Oncología Radioterápica de Povisa. Durante el tratamiento, igualmente se aplicará crema 3 horas antes –nunca inmediatamente antes del momento del tratamiento- con un suave masaje. En cualquier caso la piel debe estar siempre limpia y seca, es decir sin crema ninguna, antes de poner la sesión diaria de radioterapia. Se aplicará de nuevo tras recibir el tratamiento.

  • Prevenir el linfedema: En pacientes con cáncer de mama, tras la cirugía, es posible que se produzca un hinchazón (edema) del brazo operado. En esta área, debe mantenerse especial atención: sensación de opresión, debilidad, pesadez, dolor, hinchazón… Se evitará la toma de tensión o extracciones de sangre en ese brazo y se realizarán los ejercicios que desde la consulta de Enfermería le indiquen para evitar la aparición del linfedema.
  • Cansancio (astenia): Durante los tratamientos radioterápicos es normal sentir cansancio constante. Por ello, se recomienda que el paciente intente descansar el máximo tiempo posible y evitando realizar cualquier tipo de esfuerzo. Por ello, es fundamental dormir alrededor de 8 horas por la noche, también la siesta, y mantener una dieta equilibrada.