Chequeos médicos: lo que debes saber




Resulta relativamente frecuente que en la práctica clínica se realicen solicitudes para un chequeo médico motivado por distintas razones como pequeñas molestias o dolores, alguna enfermedad mayor en un pariente cercano, etc. El equipo de Medicina Preventiva de Povisa explica todo lo que debes saber sobre revisiones médicas.

Aunque cualquier persona se sienta bien, es recomendable ir al consulta para realizarse chequeos regulares. Estos pueden ayudar a evitar problemas en el futuro. ¿Un ejemplo? Una manera fiable de saber si se tiene la presión arterial alta es a través de una revisión médica, ya que en etapas iniciales, indicadores como los niveles altos de azúcar y colesterol en la sangre no tiene síntomas. Sin embargo, con una simple prueba de sangre se pueden detectar estas afecciones.

Los chequeos médicos en estos casos deben abordarse desde la perspectiva de la medicina preventiva clínica, área en el que el médico actúa para precisar los riesgos modificables de la persona, con la ayuda de una batería de pruebas de cribado. La edad, el sexo, los antecedentes familiares, el estilo de vida (alimentación, actividad física, hábitos, etc.), la situación epidemiológica y el examen físico son los criterios centrales para orientar la solicitud de exámenes para evaluar el estado de salud del paciente.

El “chequeo” no son sólo exámenes cuyo proceso termina al entregar los resultados al usuario. Como toda acción médica, debe ir acompañada de unas consejos y pautas educación personalizada, según las condiciones y actitud del paciente. La responsabilidad sobre la salud debe ser siempre compartida. La consulta debe tomar muy en cuenta las expectativas y preferencias del paciente, reconociendo las distintas motivaciones por las que solicita el chequeo y la importancia clave de una toma de decisiones compartida, que incorpore los posibles beneficios y riesgos de cada una de las alternativas que proponga el médico en base a los resultados.

Por qué hacerse un chequeo médico

Son varios lo objetivos de un chequeo médico:
  • Detectar enfermedades
  • Evaluar el riesgo de problemas médicos futuros
  • Fomentar un estilo de vida saludable
  • Actualizar las vacunas
  • Mantener una relación con un médico en caso de una enfermedad

 En este sentido, conviene mencionar primeramente que hay dos enfoques de la prevención:

El “enfoque individual” o “enfoque de alto riesgo” que consiste en evaluar individualmente a las personas. Ello implica determinar sus factores de riesgo y  los signos precoces de alguna posible enfermedad para poder actuar sobre ellos con el objetivo de mejorar el pronóstico y cambiar la historia natural de la misma.

El “enfoque poblacional” busca actuar sobre toda la población para reducir su nivel de riesgo. Ejemplos de ellos son los programas de vacunación, programas de detección precoz de cáncer colorrectal y cáncer de mama o los exámenes de citología cervical en el caso de las mujeres (Prueba de Papanicolaou).

En la práctica ambos enfoques debieran ser complementarios para abordar:
  • un primer escalón preventivo (prevención primaria) para reducir los factores de iesgo antes de que aparezca la enfermedad; 
  • una prevención secundaria con la que detectar precozmente una enfermedad para eliminarla o controlarla, mejorando así el pronóstico,  por ejemplo, el examen de mamas. 
  • Finalmente, se abordaría un tercer nivel de prevención para minimizar el daño ya causado de una enfermedad, por ejemplo, con los controles de vista, peso o diabetes.

Qué hacer antes de un chequeo médico

Para sacar provecho de un chequeo médico, recomendamos que el paciente realice las siguientes pautas antes de acudir a Povisa:
  • Revisar historia clínica familiar.
  • Recordar si es tiempo de administrarse vacunas o hacerse exámenes solicitados previamente por el médico, como ocurre, por ejemplo, durante la temporada estacional de gripe.
  • Hacer una lista de temas y preguntas para llevar a la consulta.

En qué consiste un chequeo médico

Durante la consulta para una revisión médica podemos distinguir tres partes: la entrevista, el examen físico y los exámenes complementarios.

  • La entrevista: es un cuestionario donde se apunta la autopercepción de la salud, la historia personal y familiar, las conductas de riesgo, estilo de vida y expectativas. Frente a la presencia de estas conductas es apropiado indagar si hay disponibilidad para el cambio, lo que prepara el terreno para una eventual consejería.
  • El examen físico: En un chequeo normalmente se abordan solo algunos aspectos del examen físico, los que aportan más información relevante: determinación de presión arterial, peso, talla e Índice de Masa Corporal (Indicador de si la persona tiene peso normal, sobrepeso o peso bajo para sus características individuales), auscultación cardíaca y pulmonar, palpación abdominal y evaluación superficial del sistema músculo-esquelético y piel.
  • Exámenes complementarios: aunque no existe un consenso general basado en la evidencia que especifique qué exámenes complementarios son imprescindibles, estas pruebas sí suelen solicitarse como base, siempre tomando en cuenta el sexo, la edad y otros factores personales del consultante:


Examen de sangre (hemograma): En él se reflejan todos los elementos o componentes de la sangre, su número, su proporción en el organismo y si sufren alteraciones.

Azúcar en sangre (glicemia): Evaluar posibles alteraciones, en especial valores altos que pueden detectar intolerancias o Diabetes.

Colesterol: La conveniencia de buscar alteraciones en el colesterol puede intervenir de forma beneficiosa en la historia de enfermedad coronaria.

Pruebas para detección temprana de cáncer: En Galicia existen dos programas poblacionales de detección temprana de cáncer:    

1.     Cáncer colorrectal: El programa consiste en toma de muestra de heces en busca de pequeñas cantidades de sangre imposible de ser detectada a simple vista. Si bien esta prueba por si sola no diagnostica cáncer, permite determinar si es necesario realizar otras pruebas que ayuden a realizar un diagnóstico temprano.

2.     Cáncer de mama en mujeres: Por medio de una mamografía se buscan pequeñas tumoraciones. La presencia de nódulos no siempre indican cáncer pero permiten realizar más estudios para descartar o confirmar sospechas.

Pruebas de citología cervical o prueba de Papanicolaou: aunque no se realizan de forma poblacional, con esta prueba se examinan las células del cuello uterino (cérvix)

6.     Pruebas para detección de cáncer de próstata: Los exámenes de próstata ya no se hacen de rutina en hombres sin síntomas de enfermedad.
7.     Densitometría ósea: es una prueba que sirve para medir la densidad de calcio existente en nuestros huesos, por lo que suele utilizarse para el diagnóstico de la osteoporosis o valorar el riesgo de fracturas. Normalmente no suelen ser realizadas de rutina en personas sanas.

>> Si quieres solicitar un chequeo médico en Povisa, puedes pedir cita en el 986 41 31 44.