Pantallas digitales: qué tener en cuenta sobre la vista



El uso continuado de dispositivos digitales, en especial de ordenadores y teléfonos móviles, tiene consecuencias inevitablemente para la vista. La fatiga y sequedad ocular son los síntomas más comunes. En este artículo, repasamos los efectos de la exposición continuada a las pantallas.

La vista se cansa después de varias horas frente al ordenador (generalmente, más de 6-8 horas),  y se produce la conocida como fatiga ocular, por el esfuerzo continuado que supone para la vista enfocar cerca durante un periodo largo de tiempo y debido también a problemas derivados  de la colocación de los equipos en los lugares de trabajo (condiciones de iluminación, ventilación, etc.). Este uso continuado puede producir síntomas oculares y  de otro tipo: 
  • Oculares: visión borrosa, diplopía (visión doble), fluctuaciones de la visión, fotofobia, sensación de cuerpo extraño, enrojecimiento, lagrimeo, …
  • Otros: dolor de cabeza, mareos, nauseas; molestias articulares, …

Este esfuerzo visual se ve incrementado en los casos en los que, además, no contamos con una iluminación adecuada, cuando la pantalla está muy cerca de los ojos o cuando no se ha corregido la graduación en un periodo prolongado del tiempo. A pesar de que pequeños defectos de graduación nos permitan alcanzar agudezas visuales normales, en ocasiones es recomendable corregirlos para evitar sobreesfuerzo y la aparición de la fatiga ocular.

Además de este cansancio de la vista, se produce en muchos casos irritación y sequedad ocular, normalmente por la disminución de tiempo de parpadeo cuando estamos frente al ordenador o dispositivo electrónico (podemos pasar de una frecuencia de parpadeo normal de 12-18 por minuto a 4-6). El uso de colirios ayuda a aliviar esta sequedad. En ocasiones,  desde el servicio de Oftalmología de Povisa recalcamos como recomendación que hay que acordarse de parpadear.

Cómo cuidar la vista frente a las pantallas


  • Mantén una correcta distancia (en torno a los 50-60 centímetros) para evitar que tus ojos tengan que esforzarse en enfocar y mantén una inclinación hacia atrás de 5-10º sobre la vertical. No olvides presentar el contenido de la pantalla por debajo de la línea de la mirada (disminuye la apertura palpebral y la superficie de exposición del ojo). Si necesitas acercarte más, quizá sea necesario solicitar cita con el servicio de Oftalmología de Povisa para revisar si existe algún problema de visión.
  • Presta atención a la iluminación, tanto del espacio en el que te encuentras como del brillo de la pantalla del ordenador para que el contraste entre ambas iluminaciones sea el menor posible. Además, debemos tener en cuenta que el uso de aire acondicionado o la calefacción también resecan más nuestros ojos.
  • Parpadea regularmente para evitar la sequedad y descansa la vista alejándola del ordenador cada cierto tiempo (cada 2 horas, por ejemplo, aleja la vista del ordenador durante al menos 10 minutos y enfoca a un distancia mayor).
  • Revisa tu visión con el servicio de oftalmología de Povisa, especialmente si tienes más de cuarenta años, cuando la presbicia o vista cansada comienza a manifestarse.