Día Mundial del Riñón: prevención y detección precoz de la enfermedad renal crónica




Con motivo de la conmemoración del Día Mundial del Riñón, la Sociedad Española de Nefrología ha puesto el foco de atención en la enfermedad renal crónica (ERC), que afecta al 10 por ciento de la población mundial y cuya prevalencia en España es mayor en comunidades como Cataluña, Canarias, Comunidad Valenciana o Galicia. La presión arterial alta y la diabetes son las principales causas de ERC en adultos, conocida mundialmente como la epidemia silenciosa por su alto impacto en la salud pública y el paradójico desconocimiento que tiene la población acerca de ella.

Afecta a uno de cada cinco hombres y una de cada cuatro mujeres entre 65 y 74 años y a partir de los 75 años, una de cada dos personas tiene enfermedad renal crónica en algún grado. En todo caso, se trata de una dolencia que puede afectar a personas de todas las edades y razas por lo que la Sociedad Española de Nefrología ha querido poner el foco en la importancia de la prevención y la detección precoz para cualquier persona y en cualquier lugar.

Los riñones, además de producir orina, permiten eliminar toxinas y fluidos extra de la sangre, controlan el equilibrio químico del organismo, permiten controlar la presión arterial, ayudan a mantener los huesos saludables y colaboran en la producción de glóbulos rojos.

Tener ERC condiciona, por una parte, aumentar el riesgo de sufrir un evento relacionado con la enfermedad vascular y, por otra parte, el deterioro progresivo de la función renal puede llevar al paciente a necesitar diálisis o trasplante renal. El servicio de Nefrología de Povisa, por ejemplo, cuenta con 88 pacientes en tratamiento con técnicas de diálisis. De ellos, el 80 por ciento realiza hemodiálisis y el 20 por ciento restante realiza diálisis peritoneal.



Según los últimos datos facilitados por la Sociedad Española de Nefrología, el número de personas en TRS (hemodiálisis, diálisis peritoneal o trasplante) ya se sitúa en España en 61.000 personas. En porcentaje, supone el 0,1 por ciento de la población pero implica el 3 por ciento del gasto sanitario del sistema público de salud y el 4% de la Atención Especializada.

¿Cuáles son los factores de riesgo? 

Si cumples una o más de estas cuestiones, habla con tu médico

o   Presión arterial alta
o   Diabetes
o   Historial familiar de enfermedad renal
o   Sobrepeso
o   Tabaco
o   Más de 50 años
o   Origen africano, hispano, aborigen o asiático

¿Cómo reducir el riesgo de desarrollar enfermedad renal?

o   Mantenerse en forma, estar activo
o   Seguir una dieta saludable
o   Comprobar y controlar el nivel de glucosa en sangre
o   Comprobar y controlar la presión arterial
o   Mantener una ingesta de líquidos adecuada
o   No fumar
o   No automedicarse ni tomar antiinflamatorios ni analgésicos regularmente
o Comprobar la función renal si se tienen uno o más factores de alto riesgo (diabetes, hipertensión, obesidad…)


¿Cómo detectar la enfermedad renal crónica?

Una persona puede perder hasta el 90 por ciento de su función renal antes de notar cualquier otro síntoma. El comienzo de la ERC no muestra signos ni síntomas pero puede detectarse con un simple análisis de orina o de sangre.
o   El análisis de orina permite comprobar si hay proteína en la orina
o   El análisis de sangre permite medir el nivel de creatinina en la sangre

Los síntomas de avance de la enfermedad renal crónica incluyen: tobillos hinchados, fatiga, dificultad para concentrarse, disminución del apetito y orina espumosa.