“Hay muchos pacientes con Parkinson que no tienen ni una pizca de temblor”


El 22 de julio se conmemora el Día Mundial del Cerebro, que en 2020 se dedica a concienciar sobre el Parkinson, una enfermedad neurodegenerativa del sistema nervioso central, cuya principal característica es la muerte progresiva de neuronas en parte del cerebro y la consecuente disfunción del control del movimiento. Existen 150.000 personas con esta enfermedad en España aunque se calcula que alrededor de 30.000 no lo saben.

 

El doctor José Ramón Lorenzo, jefe del servicio de Neurología, señala que una de las razones de que no haya un diagnóstico precoz de la enfermedad es por el estigma que caracteriza al Parkinson. “No es ninguna vergüenza tener la enfermedad de Parkinson, hay que sentarse con ella y pelear porque se puede tener una calidad de vida muy buena con los tratamientos actuales y con una predisposición activa por parte del paciente. Eso es algo fundamental, no es lo mismo enfrentar una enfermedad ya derrotado que enfrentarse y pelear. Eso es lo más importante”.

 

Otro de los motivos es que se asocia erróneamente al temblor de manos, algo que no ocurre en todos los casos. “Se trata de un concepto erróneo. Hay muchos pacientes que no tienen ni una pizca de temblor. Lo que define a la enfermedad es la lentitud, la torpeza y la pobreza del movimiento. Hay personas que empiezan con alteraciones sutiles, les cuesta abotonarse, ponerse los zapatos, la escritura se les hace más pequeña… Es el movimiento torpe que la gente de fuera puede notar también en que se gesticula menos al hablar, siempre están con el mismo gesto, sin parpadear apenas y la voz se hace más plana. Son síntomas muy sutiles y por eso la gente no acude al médico”, explica el doctor Lorenzo.

 

Por ahora, se desconocen tanto las causas que desencadenan la enfermedad como cuál es el perfil del paciente que puede sufrirla. “No sabemos por qué suceden este tipo de enfermedades neurodegenerativas. Lo que sabemos es que hay un conjunto de neuronas con características especiales que empiezan a morir pero no sabemos por qué y por eso no podemos anticiparnos”, constata el jefe de servicio de Neurología. Precisamente por ese motivo, es vital el diagnóstico precoz de este tipo de afecciones. “Tenemos que ir arrimándonos cada vez más al inicio de los síntomas para saber cada vez un poco más sobre el inicio de los síntomas”.