Resultados ya visibles en los pacientes de Colón 28, que aplica los tratamientos más vanguardistas contra la alopecia



Tras su inauguración en septiembre de 2019, ya son muchos los pacientes de la Unidad de Alopecia de Povisa que han visto en apenas unos meses cómo mejoraban sus problemas de pérdida de cabello tras los vanguardistas tratamientos que se llevan a cabo en la clínica Colón 28.

 

A pesar de que los resultados se hacen más visibles a partir del año, tras seis meses de tratamiento se perciben mejoras en la densidad del pelo. “A los pacientes que han comenzado con nosotros todavía les queda mucho margen de mejora, los progresos que están viendo ahora no son los definitivos pero ya pueden comparar un antes y un después”, explica la dermatóloga Iria Montero, responsable de esta unidad de Tricología, a la que es necesario acudir con consulta previa y en la que se diagnostica el grado de alopecia mediante la exploración clínica y la tricoscopia, una técnica de imagen que permite diferenciar entre los diversos tipos de alopecia y controlar la respuesta a los distintos tratamientos.

 

Este nuevo servicio responde a la creciente demanda de consultas relacionadas con distintos tipos de alopecia e incorpora los tratamientos de última generación, que no dejan de llegar en un ámbito en constante evolución, del que la propia Montero está pendiente para incorporar al catálogo de Colón 28 los que ofrecen mejores resultados. “Dependen de muchos factores, entre los que se encuentra sobre todo el tipo de alopecia pero también la edad, ya que las respuestas a los tratamientos son mucho mejores cuanto antes se consulte y menor edad tengan nuestros pacientes”, remarca la especialista, que destaca la importancia de las nuevas técnicas, que a demás de resultar más efectivas, tienen menos efectos secundarios que otros productos utilizados tradicionalmente.


 


“Sobre todo tratamos la alopecia androgenética, que es la más frecuente y aparece a edades cada vez más tempranas. Contamos con distintos tratamientos tópicos, orales y distintas técnicas. Son terapias que incluso pueden aplicarse de forma combinada en función de las características concretas de cada paciente, potenciando así su efecto”, explica la doctora Montero, integrante del servicio de Dermatología de Povisa.

 

La clínica Colón 28, adscrita al hospital, cuenta por ejemplo con productos como el minoxidil oral, hasta ahora solo disponible en solución tópica, y la dutasterida, un antiandrógeno disponible tanto en versión oral como a través de microinyecciones. La dutasterida presenta menos efectos secundarios que los tratamientos tradicionales como el finasteride y presenta una mayor efectividad contra la caída del cabello. Las microinyecciones, recién llegadas al mercado, permiten potenciar el efecto de tratamientos orales e incluso ayudar en pacientes que no pueden o no quieren tomarlos.


 


Se pueden aplicar también otras técnicas como el microneedling, que consiste en realizar pequeñas perforaciones en el cuero cabelludo para activar la circulación y mejorar la penetración de los distintos tratamientos que decida aplicar el especialista.

 

Completan el catálogo de tratamientos el plasma rico en plaquetas, que al igual que se usa en otras especialidades para activar la regeneración de los tejidos, en este caso se usa a nivel capilar y destaca por no presentar prácticamente efectos secundarios. También se emplea el finasteride tópico o incluso el láser de baja potencia, consistente en una gorra dotada con luces LED que se prescribe en la etapa de mantenimiento.