Las personas con diabetes, entre las más expuestas a complicaciones por la COVID


¿Sabías que la diabetes es una de las comorbilidades más frecuentes en personas con COVID-19? Las personas con diabetes están entre las más expuestas a las complicaciones de una infección por coronavirus.

Los diabéticos tienen que extremar el cuidado ante el coronavirus porque son más vulnerables y se incrementa el riesgo de que la infección se complique y revierta una mayor gravedad”, advierte el jefe de Medicina Interna de Povisa, Javier de la Fuente. 

La diabetes es una alteración del metabolismo de la glucosa que afecta a unos seis millones de personas en España aunque casi la mitad de ellas están sin diagnosticar. 

Un mayor riesgo asociado

¿Cuáles son los motivos por los cuales los afectados por esta enfermedad pueden sufrir peores consecuencias por la COVID? Las personas con diabetes tienen que cumplir una serie de pautas rigurosas para evitar complicaciones asociadas a la enfermedad y son, por lo tanto, más vulnerables al coronavirus, sobre todo cuando está asociada a hipertensión arterial y obesidad.

La enfermedad cardiaca y la hipertensión, factores vinculados a la diabetes 2, se relacionan con un mayor riesgo ante una infección por coronavirus y mayor necesidad de intubación y, por tanto, un incremento en el porcentaje de mortalidad. 

También la obesidad es un problema añadido ya que la COVID afecta a los pulmones interfiriendo en la oxigenación de la sangre y en el intercambio gaseoso normal del pulmón. “Si la obesidad provoca que la expansión y el movimiento del pulmón sea menor, puede ser comprometedor”, recalca el especialista.

Al margen de estos factores, la COVID puede empeorar la propia diabetes ya que, de hecho, muchas veces el principal signo de una infección es una descompensación diabética sin causa aparente. “Cuando la diabetes se somete a un estrés externo, en este caso la infección, los mecanismos que producen los contrarreguladores están sometidos a un estrés adicional y provoca que se incrementen los niveles de glucosa en sangre y, por lo tanto, los requerimientos de insulina”. Ocurre lo mismo con los corticoides, uno de los fármacos estándar en la lucha contra la COVID pero que también provocan un incremento de las necesidades de antidiabéticos y de insulina.

El Dr. De la Fuente, también presidente de la Sociedade Galega de Medicina Interna, subraya la importancia de la prevención ante la diabetes, siempre pero ahora más que nunca para evitar riesgos adicionales por la COVID.

¿Qué sabes de la diabetes?

Existen dos tipos de diabetes, la Diabetes Mellitus tipo 1 (DM1) y la Diabetes Mellitus tipo 2 (DM2). 

Tipo 1 

Aunque puede desarrollarse en adultos, tiene una mayor incidencia entre niños y jóvenes. Es el sistema inmunitario del paciente el que produce la destrucción de las células beta del páncreas, lo que provoca una deficiencia absoluta de insulina, que es la hormona que permite que la glucosa de los alimentos pase a las células del organismo.

Tipo 2

La segunda, tipo 2, es la más común y, a diferencia de la primera, en muchos casos sí se puede prevenir con unos hábitos de alimentación saludables y la actividad física moderada ya que la provocan, entre otros factores, la obesidad y una vida sedentaria. La mayoría de las personas con diabetes tipo 2 pueden producir insulina, pero no en las cantidades suficientes que el organismo necesita para su correcto funcionamiento.

“Está claro que el ejercicio es una fuente de salud de primer nivel. Por supuesto, también lo es la dieta pero en el ejercicio hay que incidir más porque a veces es difícil conseguir reducciones de peso sin acciones de ejercicio asociadas”, explica el Dr. De la Fuente, jefe de Medicina Interna de Povisa.

“Cuando la diabetes tiene un mal control y una mala evolución y lleva asociada una hipertensión arterial, a lo que afecta sobre todo es a los vasos arteriales de todo el orgnismo y puede producir cardiopatía isquémica, insuficiencia cardiaca, ictus, ceguera o isquemia en los miembros inferiores que puede acabar en la amputación del miembro”, detalla el internista. 

¿Cómo podemos frenar la COVID?

El Dr. De la Fuente recuerda que la mejor forma de evitar la COVID es cumpliendo las medidas sanitarias recomendadas, principalmente en lo que respecta al uso de la mascarilla, la higiene de manos constante y la distancia de seguridad. 

Estamos viendo que ahora se está transmitiendo por la gente conocida, fundamentalmente por los amigos y la familia así que hay que limitar los contactos lo máximo posible y extremar las medidas”, ha remarcado. “En el lugar de trabajo hay que ventilar lo máximo posible para evitar que se acumule la concentración del virus en el caso de que haya alguna persona infectada”, ha recordado. 

Circuitos diferenciados para evitar contagios

¿Sabías que el hospital Povisa fue el primero de Galicia en certificar sus protocolos frente a la COVID? Entre otras medidas para garantizar la seguridad, cuenta con circuitos diferenciados para evitar que los posibles casos sospechosos estén en contacto con los demás pacientes.