Día Mundial de la Audición: Cuidado auditivo para todos: Cribado, Rehabilitación, Comunicación


Desde el año 2007, el día 3 de marzo se celebra en todo el mundo el Día Mundial de la Audición. El objetivo de este evento es que la gente tome conciencia de la importancia que este sentido tiene en el desarrollo completo del ser humano así como alertar a la población y autoridades sobre la importancia de prevenir la sordera y la pérdida de audición tomando medidas para promover el cuidado del oído y la audición en todo el mundo. 

Más del 5% de la población mundial padece pérdida de audición incapacitante (432 millones de adultos y 34 millones de niños). Se estima que en 2050, 1 de cada 10 habitantes del planeta tendrá pérdida de audición. Además, aproximadamente una tercera parte de las personas mayores de 65 años oyen mal, lo que contribuye a su aislamiento social y deterioro cognitivo.                                                                                             

Cada año, la OMS decide un tema y lema y promociona folletos, volantes, carteles, pancartas, infografías y presentaciones, para su distribución en todo el mundo. 

Este año el lema es Cuidado auditivo para todos. Cribado, Rehabilitación, Comunicación 

Los mensajes clave este año son: 

Para las autoridades:

  • La cantidad de personas que viven con pérdida auditiva y enfermedades del oído no tratadas es inaceptable. 
  • Se deben activar las acciones oportunas para prevenir y abordar la pérdida de audición a lo largo de la vida de las personas. 
  • Se debe invertir en acciones que beneficien a las personas con pérdida auditiva ya que esto aportará beneficios económicos a la sociedad. 
  • Los gobiernos deben actuar para integrar la atención auditiva dentro de los planes de salud nacionales. 

Para la población:

  • Una audición sana es importante a lo largo de la vida de las personas. 
  • La pérdida de audición y las enfermedades relacionadas con el oído se pueden evitar mediante acciones preventivas como la protección ante el ruido, controles periódicos auditivos y otológicos y la inmunización. 
  • La pérdida de audición y las enfermedades relacionadas con el oído se pueden abordar convenientemente cuando se identifican de manera oportuna y se busca la atención adecuada. 
  • Las personas con riesgo de pérdida auditiva deben controlar su audición con regularidad.                                                                                                                                                 
  • Las personas que tienen pérdida auditiva (o enfermedades relacionadas con el oído) deben buscar atención médica. 


Se sabe que el estímulo auditivo es uno de los más importantes para nuestro cerebro (oímos aun estando dormidos). Desde que el sistema sensorial auditivo está suficientemente desarrollado estimula nuestro cerebro permitiendo el desarrollo del lenguaje, nuestra capacidad cognitiva y nuestro pensamiento abstracto. 

Todo ello nos hace seres inteligentes y simbólicos, características que nos diferencian de otros seres vivos y si este estímulo falla a edades tempranas, el desarrollo intelectual del niño se alterará. Por otra parte, a edades avanzadas el sistema cognitivo ya está desarrollado pero la falta de estímulos sensoriales lo debilitará. 

Cuanto mayor es la pérdida auditiva existe una mayor probabilidad de aislamiento social lo que está asociado en la población de edad avanzada, con un aumento del deterioro cognitivo. 

Existen distintos tipos de pérdida de audición según sea su origen (oído externo, medio, interno o mixto), tipo (transmisión, percepción, mixta, central), causa (congénitas y adquirida) y grado (leve, media, severa y profunda). 

La pérdida de audición produce una serie de consecuencias que pueden agruparse en:                                  

  • Funcionales: Limitación de la capacidad de comunicación con otras personas y en los niños, alteración en la adquisición del lenguaje y desarrollo intelectual. 
  • Sociales y emocionales: Soledad, aislamiento y frustración sobre todo en personas mayores. 
  • Económicas: La OMS ha calculado que el coste que representa la pérdida de audición es de unos 750.000 millones de dólares al año. Falta de escolarización, mayor tasa de desempleo en este grupo poblacional, sobre todo, en países pobres o en vías de desarrollo. 

¿Cómo podemos prevenir y tratar este problema? 

En general se supone que la mitad de los casos de pérdida de audición se pueden prevenir con medidas de salud pública. Además en los menores de 15 años, el 60% de los casos son atribuibles a causas prevenibles. La detección e intervención temprana son fundamentales para minimizar los efectos de la pérdida de audición: 

  • Cribado neonatal
  • control preescolar y escolar
  • controles auditivos en el ámbito profesional 
  • Control del ruido
  • Control de la medicación ototóxica

Hoy en día existen tratamientos farmacológicos y quirúrgicos que permiten la rehabilitación auditiva de estas personas con una recuperación parcial o total de su capacidad auditiva

En los casos en los que esto no sea posible, existen métodos tecnológicos que permiten la recuperación auditiva dependiendo del tipo y grado de alteración auditiva. Entre éstos, están los audífonos, implantes osteointegrados, implantes de conducción ósea,  implantes activos de oído medio e implantes cocleares.